lainformacion.comEducación

Practicopedia > Categorías > Educación > Política > Qué diferencias hay entre el voto nulo, voto en blanco y la abstención

Qué diferencias hay entre el voto nulo, voto en blanco y la abstención

Te contamos todo lo que debes de saber antes de votar en las elecciones generales del 20D

votar-669_3_0.jpg

17/12/2015 por: Laura Martínez Álvarez

¿Aun no sabes a quién votar en las elecciones? ¿Estas pensando en emitir un voto en blanco? En este practicograma te contamos las diferencias que hay entre voto nulo, voto en blanco y la abstención. En el caso del voto en blanco, tu elección tendrá un valor en el resultado final.

  1. 1 Cuándo es válido un voto

    Los votos válidos son aquellos que llevan la papeleta de una candidatura y los votos en blanco.

  2. 2 Qué es el voto en blanco

    El voto blanco consiste en votar depositando en un sobre un papel en blanco o dejando el sobre vacío. Es decir, un ciudadano ha ido hasta el colegio o local electoral y en su sobre no ha metido ninguna papeleta. Según la Ley electoral, se trata de un voto válido, y por lo tanto, sí se tiene en cuenta a la hora de realizar el recuento. Sin embargo, su influencia es mínima en el reparto de escaños. El artículo 96.5 de la LOREG establece: “Se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos.”

  3. 3 Qué es el voto nulo

    El voto nulo se produce cuando dentro del sobre hay algún objeto o símbolo de más, es decir, cuando el sobre contiene más de una papeleta de dos candidaturas (si las dos son de la misma, se considera un voto válido). Cuando solo tiene una papeleta pero está marcada más de una vez o cuando en el sobre hay algún objeto o frase que no debería estar ahí. Estos votos se consideran como voto emitido no válido y no cuentan para realizar el reparto de escaños, por lo que no benefician ni perjudican a nadie. Ni se suman de ningún modo a ninguna de las candidaturas ni afectan para nada al reparto de representantes. Su recuento es una mera cuestión estadística.

  4. 4 Qué es la abstención

    Consiste en no ir a votar. Se interpreta como un acto de castigo o contrario a la democracia. La abstención no afecta, a efectos contables, en el resultado electoral. Los medios de comunicación, sin embargo, la suelen interpretar como un indicador del descontento social que indica y la pasividad ante unos comicios que no logran movilizar a los ciudadanos. En España según diversos estudios la abstención beneficia al partido mayoritario de la derecha, el PP, cuyo electorado es más fiel a la hora de ir a las urnas.

  5. 5 Quién decide sobre la validez o nulidad de un voto

    Exclusivamente la Mesa electoral.

  6. 6 ¿Han de conservarse los votos nulos de la Mesa?

    Sí a los efectos de posteriores reclamaciones o recursos.

  7. 7 ¿Es válido el voto que contiene varias papeletas de la misma candidatura?

    Si, porque resulta clara e inequívoca la voluntad del elector. Por el contrario si las papeletas fueran de distinta candidatura el voto sería nulo.

  8. 8 ¿Son válidos los votos emitidos con papeletas de diferente tono, tamaño o errores tipográficos, respecto al modelo oficial?

    Si, las pequeñas diferencias no alteran la validez del voto.

  9. 9 ¿Y los votos emitidos con sobres de diferente tono, tamaño o errores tipográficos, respecto al modelo oficial?

    Si, siempre y cuando no ponga en riesgo el secreto del voto.

  10. 10 Qué es la Ley D'Hont

    La Ley D'Hont es un sistema electoral de cálculo proporcional que divide el número de votos emitidos para cada partido entre el número de cargos electos con los que cuenta cada circunscripción. La Ley D'Hondt la creó el jurista belga Victor D'Hondt a finales del siglo XIX, y a día de hoy está vigente muchos países como Francia, Argentina, Finlandia, Paraguay, Portugal o Suiza, entre otros.

    Para entenderlo mejor utilizaremos un ejemplo ficticio. Si en las próximas elecciones, en una de las circunscripciones de España, cuatro partidos políticos luchasen por conseguir los cinco cargos de diputados disponibles y el número de votos total (que no de censados, pues aquí sólo cuentan los votos válidos y los llamados en blanco) fuese de 13.500, estos serían los resultados:

    Lo que marca la Ley D'Hondt es que hay que dividir el número total de votos que ha recibido un partido por 1, 2, 3, 4 y 5, es decir, los cargos electos que se disputan en cada circunscripción. En este caso, los 5.000 votos del partido A se dividirían por 1, 2, 3, 4 y 5; lo mismo con los 4.000 votos del partido B (1, 2, 3, 4, 5), etc. De todos los resultados obtenidos, los cinco diputados se asignan a las cinco cifras más altas, independientemente del partido que sean. Eso sí, para poder aspirar a obtener representación, hay que lograr un mínimo del 3% del total de los votos.

    En este caso, elPartido A tendría el primer diputado gracias al resultado de 5.000; el segundo diputado correspondería al Partido B por el cociente de 4.000; el Partido C se llevaría el tercer diputado con la cifra de 3.500; el Partido A se quedaría con el cuarto diputado por el resultado 2.500; y el quinto y último diputado sería para el Partido B, con la cifra de 2.000, más alto que todos los cocientes del Partido D. Por lo tanto, el Partido D no tendría representación, el Partido C alcanzaría un único diputado, y los partidos A y B se quedarían con dos diputados cada uno.

    En caso de empate, el escaño se le otorga a la formación con mayor número de votos, aunque esa posibilidad es muy remota ya que las cifras no suelen ser redondas como en este caso. El número de diputados que se asignan a cada circunscripción también es proporcional según el número de habitantes. Por ejemplo, en las elecciones generales hay 350 diputados para 52 circunscripciones (las provincias españolas), con un mínimo de dos diputados por provincia (excepto en Ceuta y Melilla que tienen uno). Con este reparto, en Soria (la provincia menos poblada) votan por la elección de dos diputados mientras que en Madrid (la más poblada) lo hacen por 36.

    La consecuencia es que en Madrid, para lograr un diputado cada partido, se necesitan 128.287,5 votos, y en Soria sólo 38.685, lo que implica que en Soria el valor de un voto sea mucho mayor. Esto provoca que si un partido tiene repartidos sus votos en varias circunscripciones pueda obtener menos escaños que un partido con mucho apoyo en una sola provincia, como suele ocurrir entre un partido nacional como IU y otro autonómico como CiU.

También te puede interesar

Cómo funciona el G-20

Cómo ser un buen político

 

Deja tu comentario

Normas de uso

Aviso legal

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Subido el 17/12/2015 por:

Laura Martínez Álvarez
Laura Martínez Álvarez

De Tudela (capital del mundo), ahora exiliada en Madrid. Periodista por vocación, marmota por devoción. @tudelau

Videos relacionados